El e-mail como herramienta de comunicación con nuestros clientes



El e-mail es una de las principales herramientas de comunicación diaria con nuestros clientes. Hacer un uso adecuado de él, ayudará en nuestra relación diaria con ellos, y además transmitirá nuestro nivel de profesionalidad.

La habilidad de redactar un buen correo electrónico, no es innata, y como todo lleva su tiempo y práctica hacerlo bien. A continuación, destacamos varios puntos que pueden ayudarnos a conseguirlo.

El tono del mensaje

Hay clientes a los que les gusta mantener una comunicación más formal, y otros cuyos mensajes son más informales. Adecuarse al tono en el que vamos a establecer el contacto escrito con ellos, lleva su tiempo.

A pesar de como se comunique nuestro cliente con nosotros, lo más recomendable es que nuestro tono sea siempre profesional y educado.

Prestar atención a los detalles

Empezar por lo básico a la hora de redactar un correo electrónico, puede ayudarnos a evitar situaciones embarazosas con el cliente. Así, corregir los posibles errores ortográficos o revisar si el asunto del e-mail interesa a uno o a todas las personas en copia, puede evitar dar una imagen poco profesional.

El teléfono

En muchas ocasiones, sustituir un e-mail por una llamada telefónica puede ser un acierto. Situaciones en la que hay que transmitir muchas ideas o un intercambio rápido con el cliente, el teléfono es la mejor opción.

En resumen, conocer a nuestro cliente, nos ayudará saber el tono, la cercanía y la mejor herramienta que utilizar en cada

Compártelo:
facebook twetter digg delicious meneame

Valoración:


X Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar los servicios ofrecidos en nuestra página web mediante el seguimiento y el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, entendemos que usted acepta su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración de su navegador o, en su caso, obtener más información en nuestra Política de Cookies.